Nestor C. Alvarez
Ahí vamos la vida


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [1] Sindicar categoría
Hoja de vida [1] Sindicar categoría
Narraciones [1] Sindicar categoría
P o e m a s [3] Sindicar categoría

Archivos
Octubre 2007 [1]
Marzo 2007 [1]
Febrero 2007 [1]
Diciembre 2006 [3]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


General

Artículos y anotaciones generales

Morir, dormir

Morir es tal vez dormir, la celebre frase de rey enloquecido y jaqueado por propios y extraños, intereses mundanos, atormentado por las circunstancias que lo ponían en el foco de las luchas conspirativas, Pensaba el hombre mientras se iba entregando al sueño pensando que a la inversa la frase también podría ser cierto aunque con consecuencias seguramente diferentes, se dijo aunque notó que no sabía nada sobre la suerte que corre un sujeto después de morir. En la primera frase se asumía un sueño eterno, ideal, en la segunda solo transitorio, de a ratos, interrumpido por momentos de vigilia, Seguramente el purgatorio de las almas sería un lugar donde no se pude dormir, estarían de permanente vigila, los extremos el infierno y el cielo (tal vez sea más correcto escribirlos con mayúsculas) deben parecerse bastante a la realidad terrícola, es decir, razonaba inductivamente el hombre ya casi adormecido por el sueño, Se podrá dormir o morir también, que es lo mismo.
La mujer terminó de acomodar unos trastos en la cocina y entró sin cuidado al dormitorio, después de todo no era su culpa que la puerta hiciera tanto ruido porque el picaporte esté flojo y falte aceite, esas eran tareas que corresponde a un masculino, aunque recordó que su referente para este género es su padre quien no era muy hábil en estos menesteres domésticos, Como sea, es también mi pieza y entro cuando y como me da la gana. Miró al hombre tirado en su lecho, durmiendo otra vez, pero si había dormido toda la noche y toda la mañana, eran apenas las dos de la tarde y dormía como si hubiera trabajado de sereno despierto toda la noche, Pensaba que ella no vivía con un vigilante nocturno, Dormir como un lirón o invernando como un oso, pero no se podía decir que invernaba porque era primavera y en este lado del Globo hace bastante calor, peor aún, calor húmedo. La cama tenía unas sábanas relativamente nuevas, desde que las compró extendió la cama con ellas y no las volvió a retirar, el color de la tela ayudada a no descubrir su condición. El cuerpo quieto semidesnudo durmiendo tan aplicadamente como si de un trabajo importante se tratara, Lo miraba con cierto desprecio quizás porque él podía dormir a pesar de todo, esta última idea le resonó, con algo de envidia también y por el mismo motivo, él podía dormir aún con calor, transpirando en la cama en esas sábanas que ya han absorbido bastante transpiración de ambos cuerpos, El rostro del durmiente hizo unas muecas, como si se riera con ironía, Pero qué estaría soñando o no está dormido y se ríe de mi o de él, igual solo estuvo parada allí un par de minutos, se dio vuelta y salió de la habitación.
El sintió cuando ella se acostó a su lado, como otras veces él se había acostado casi en el medio de la cama, ella subió caminando parada pasó sobre el cuerpo tendido, sin delicadeza se sentó y se acostó. A él le pareció que lo hizo apropósito para molestarlo, no hizo caso y siguió quieto como dormido, al rato escuchó los ronquidos de ella, más bien suaves y aunque rítmicos solo de vez en cuando sonaban. A la siesta el hombre se acostaba a los pies, es decir con los pies hacia la cabecera, por esas manías que suelen tener los neuróticos que además van cambiando de mañas, esta era una relativamente nueva, Ella se acomodó, se puso de costado y puso su rostro cerca de los pies de él, en sus pies sentía el aire de la respiración de ella, ahora parecía algo agitada, Decidió quedarse quieto porque le daba cierto placer sentir que estaba allí, a sus pies, por decirlo así. De repente ella comenzó a tocar las plantas de sus pies, suaves toques como para que él no se despierte, él no estaba dormido y sintió una fuerte ganas de sacar sus pies porque eso le daba muchas cosquillas, pero resistió, Aguanto un poco para ver que hace, pensó. Ella fue subiendo la intensidad de sus toque, ahora parecía una sesión de masajes plantales y de pronto sintió que le mordía los dedos, los dos dedos gordos, era insoportable pero aún placenteros, Ya no podía resistir más, decidió que iba a sacar los pies de ahí, pero no podía moverse, hizo fuerza cerrando sus puños, apretando sus dientes pero sus piernas no se movían, Los mordiscos eran cada vez más intensos, Se despertó, escuchó que ella estaba en el patio jugando con el perro, y sin embargo aún sentía sus dedos mordisqueados.

Por nesalvaz - 4 de Octubre, 2007, 20:15, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Octubre 2017    
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Enlaces
Estudiantina 2006
Foro Estudiantina 2007
Fotolog 2007
Fotos Estudiantina
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com